Asma, diabetes tipo 2 en personas jóvenes, colesterol alto en niños y adolescentes, tensión alta, alergias, intolerancias… ¿se pueden explicar? ¿tienen relación con la alimentación?

La alimentación de hoy en día, poco tiene que ver con la de hace unos años. Nuestra alimentación está muy influenciada por la empresa alimentaria.

5 comidas al día: “pero comida de verdad”

Los dietistas recomendamos que se hagan 5 comidas al día, pero ¡cuidado!, ya que la industria de la alimentación va siempre por delante y enseguida nos proponen alimentos fáciles de consumir, tipo snacks, barritas, tortitas, envases individuales de galletitas… y un montón de productos procesados casi siempre basados en cereales refinados (esto es: AZUCARES) edulcorados o con más azúcar, repletos de grasas poco saludables pero muy palatables, muy enganchantes, muy baratas y por tanto fáciles de vender, algunos de ellos disfrazados con un “rico en hierro”, “alto en vitamina D” o alegaciones de salud similares que además de ser mentira, sustituyen a otras cosas que además son las que verdaderamente necesitamos.  Por lo tanto,  mucho cuidado con cómo hacemos esas 5 comidas. Cuando recomendamos que se hagan 5 comidas al día la intención no es que comamos “barritas”, la intención es que comamos más fruta.

SNACKS-ELI GALLEGO-DIETISTA-CONSEJOS DE ALIMENTACIÓN-HONDARRIBIA

el azúcar de la fruta

Estamos empezando a notar en la salud de los niños que consumen poca fruta. Se recomienda un consumo mínimo de 3 piezas diarias masticadas (niños y adultos, que debemos comer los mismo). Os recuerdo que EL ZUMO NO CUENTA COMO FRUTA, ni siquiera el que nosotros les podemos hacer en casa.

El azúcar se encuentra secuestrado en la fibra de la fruta y en la fibra del cereal integral, pero en cuanto le quito la fibra estoy liberando estos azúcares que estaban tan intrínsecos en la matriz de la fibra y es azúcar libre, esto es “azúcar, azúcar”

alimentación-Eli Gallego-nutricionista-Hondarribia

 

en busca de respuestas: la microbiota

La respuesta está en la microbiota. 

El microbioma sería el ecosistema (los bichitos vivos) que habitan en nuestro intestino. Todos tenemos un montón de bichitos y los que cada uno tenemos dependerán de la alimentación que hagamos. Estos bichitos serán nuestra microbiota y sirven, entre otras cosas, para absorber los nutrientes de los alimentos ingeridos. Es decir que el que vivan unos u otros depende, entre otras cosas, de cómo nos alimentemos.

eli Gallego-Hondarribia

 

analizando las últimas investigaciones (2016 y 2017): los efectos que han tenido muchos de estos productos en la microbiota intestinal

La microbiota en parte  puede ser responsable de que tengamos más o menos apetencia por unas u otras cosas, además de que se absorban mejor o peor , un tipo de nutrientes u otros y puede ser la responsable de muchas enfermedades metabólicas, como la diabetes, o la obesidad.

Si estando embarazada tienes sobrepeso por ejemplo, seguramente que la microbiota que tengas será de una forma, y si encima te alimentas mal, la microbiota será de una manera aún peor. Cuando el bebé pase por el canal del parto va a adquirir estos bichitos. De manera que este bebé va a estar expuesto a una determinada microbiota, si bien es cierto que podría mejorarla a través de una buena alimentación. Sin embargo, los bichitos que tendrá ese niño serán los del nacimiento, los que la madre le ha transmitido. Con una buena alimentación podrá mejorarla adquiriendo más o menos de cada tipo.

Como veis también es importante cuidar lo que se come si se planea quedarse embarazada.

En función de como alimentemos a nuestros hijos durante la infancia tendrán un tipo de microbiota u otra que puede favorecer que tengan más o menos  predisposición de sufrir algunos tipos de enfermedades. Ya se ven en consulta muchos casos de niños con colesterol.

La microbiota podría ser responsable de este tipo de enfermedades a las que hemos hecho referencia al principio (alergias, intolerancias…) .

En definitiva, estos bichitos pueden ser responsables de muchas de las enfermedades, sin embargo, no son los únicos responsables, podemos mejorar nuestra microbiota y evitar dichas enfermedades ¿cómo? comiendo comida de verdad.