Qué difícil nos resulta a los padres organizar los cumples de nuestros peques, sobre todo cuando ellos ya tienen capacidad de elegir a sus amigos y su mayor deseo es que ninguno de ellos falte a la fiesta de ese día tan importante. El espacio en las casas suele ser limitado normalmente, por lo que nos vemos obligados a salir, recurriendo a algo organizado.
Nosotras nos hemos pasado por el Museo Oiasso, donde se había organizado un cumple para 15 niños.

A eso de las 5 de la tarde todos llegaron con sus padres entusiasmadísimos, por lo que nada más entrar dejaron sus abrigos en los percheros de la entrada del Museo.
Xabier, el encargado del taller, nos explicó en qué consistía un cumpleaños en el Museo. Comienza con un taller, a elegir entre varios, ahí calman un poquito los ánimos y después pasan a la merendola.
En esta ocasión los padres habían escogido el taller de la «Estela de Monserrate». Se trata de un objeto arqueológico que se encontró en la ermita de  Santiagotxo, donde los niños tratarán de identificarla, cada uno a su manera, unos la harán más grande, otros más pequeña, más gorda…
Nos resultó muy divertido observar el entusiasmo de ese grupo de niños, cuando después de despedirse de sus aitas, siguen a Xabier para subir a la parte superior del Museo (donde se encuentra la estela) y éste les explicaba que iban a ser arqueólogos por un día. ¿Habéis oído hablar alguna vez sobre los arqueólogos? ¿Sabéis cual es su método de trabajo? Más tarde llegaron a la estela y ahí nuevamente Xabier provocó debate. Cuando les preguntaba ¿y de qué época será ? hasta hacerles razonar que databa de la Época Romana, o ¿será un chico o una chica? o ¿por qué tiene las manos tan grandes, creéis que tiene una hamburguesa entre las manos?

A continuación sacó un bote de lapiceros de colores, lo que nuevamente le maravilló. Les pidió que debían colorear la estela y apuntar lo que veían en ella.
Por último pasaron al piso de abajo y fue allí donde concluyó su trabajo diseñando la estela, para finalmente llevarse cada uno su trabajo a casa.
Tras, aproximadamente hora y cuarto que sirvió para cansar un poco a los peques que venían espitosos del cole, se colocó en el interior del Museo la merienda, lo típico sándwiches variados, refrescos, agua patatas y finalmente la tarta de cumpleaños. Donde los peques podrían quedarse tranquilamente merendando hasta que se aburrieran. Ya que nos explican, que si bien el Museo permanece abierto hasta las 7 de la tarde en invierno, o hasta las 8 en verano, sin embargo existe la opción de cerrar una puerta corredera que comunica la entrada del Museo con la galería que accede a la cafetería y las familias podrían permanecer en el cumpleaños mientras la cafetería esté abierta (ellos trasladan el perchero de los abrigos).
Si a la familia le interesa llevar una piñata o cualquier otra cosa que al niño le pueda hacer ilusión, puede hacerlo saber al Museo, ya que no suele haber ningún problema.
Nosotras hemos tenido la oportunidad de presenciar este cumple y conocer el taller de la Estela de Monserrate. No obstante existen diferentes talleres: Roma y Cine (donde los niños tienen la oportunidad de rodar su propia película muda: Rómulo y Remo, convirtiéndose en actores y actrices por un día), los Misterios de Egipto (varios juegos egipcios), Alea Jacta Est (los niños juegan en equipos, salen de 4 ciudades romanas y tienen por objetivo llegar a Oiasso. En este taller los peques tienen la oportunidad de conocer la historia del Museo).
Los talleres son trilingües, esto es, pueden hacerse bien en euskera, castellano o francés y se pueden celebrar de martes a domingo.

Recordaros que los niños en el taller están con el monitor y mientras tanto los padres, tienen la opción de celebrar el cumple en la terraza del Museo (por lo menos así lo hicieron en este caso).
El precio del cumpleaños es de 9€ por niño (incluye taller y merienda).
Respecto a la edad de los niños, se aconseja que tengan más de 6 años.
Si estuvierais interesados en celebrar un cumpleaños, poneros en contacto con el Museo en el teléfono 943 63 93 53.
Los grupos son de 8 a 20 personas aproximadamente.
Hoy hemos presentado esta nueva forma de cumpleaños porque nos ha parecido una forma creativa y participativa, ya que todos los niños han jugado juntos en grupo, además de didáctica, ya que estos niños se han ido de aquí a sus casas con algún conocimiento más sobre la arqueología. Y sobre todo muy emocionante, no había más que ver la cara de los niños.

Por todo ello la hemos querido compartir con vosotros.