Hablar de la meriendas de los niños, es un tema tan fácil como extenso, la gente ya no sabe ni qué comer. Si es bueno, es malo… nos venden verdades a medias. Y  hasta a los que entendemos de esto nos engañan a veces.

Si lo que buscamos es una merienda saludable para los niños (lo mismo sirve para nosotros), lo primero que debemos hacer es huir de todo lo que venga envasado y cuanto menos procesado, mejor.

 

Para ello empezaré explicando qué NO es adecuado:

La bollería, las galletas, los bizcochos, magdalenas etc. no son una buena opción de merienda, ni siquiera los CASEROS. Es cierto que la repostería casera tiene como ventaja que sois vosotros los que controláis la calidad del ingrediente y desde ese punto de vista será mejor seguro, pero por lo demás, son igual de poco saludables ya que llevan mucho azúcar y generalmente harinas refinadas.

Debemos huir de estas meriendas, principalmente por la gran cantidad de azúcar que llevan, que además dificultan sacar sabor a otros alimentos no tan dulces. Complicado por tanto, después de darles una pieza de bollería pedirles que merienden la fruta.

hondarribia_eli-gallego-die

Lo mismo digo, respecto a los cereales que nos anuncian en la tele, por los mismos motivos que ya he expuesto (el tema de los edulcorantes los trataré en otro post).

Algunos me habéis solido preguntar qué snacks son los menos dañinos o más saludables, la respuesta es sencilla: ¡NINGUNO!. Tienen muchísima sal, por no entrar a valorar muchos de sus otros ingredientes, o la calidad de las grasas con las que están hechos. Al tener tantísimo sabor produce el mismo efecto que las comidas muy dulces, es difícil que lo que coman después les parezca sabroso. Además de estar “diseñados” para que se inhiban nuestros receptores de la saciedad de forma que siempre nos piden más.

Txingudi Ekoetxea 1

 

Por el contrario, SÍ es una merienda adecuada:

Aquí partiré de la premisa de que tanto niños como adultos, comemos demasiadas proteínas de origen animal, grasas y azucares, de los que trataremos de huir a la hora de preparar la merienda. Os recuerdo que hay azúcar oculto en muchos de los alimentos que consumimos: galletas o cereales “de caja”, zumo aunque sea natural,  actimel, palitos de pan…

En toda merienda debería haber SIEMPRE una pieza de fruta. Aquí si os pido que seáis constantes. Puede que si los niños no están acostumbrados os la llevéis varios días de vuelta a casa, pero hay que insistir. Si os ven a vosotros comer fruta, eso les ayudará.

Además de la fruta, después podéis ir variando:

  • Les podemos ofrecer un tupper de cereales integrales SIN AZUCAR mezclados con yogur natural (¡y fruta troceada!).

hondarribia-eli-gallego-die

  • Unos frutos secos naturales o tostados (no fritos), a los que podemos añadir un yogur natural como en el anterior ejemplo, incluso fruta). O por separado el yogur y los frutos secos.

hondarribia_eli-gallego-die

  • Pan integral (os recomiendo leáis mi post, en relación a lo que se vende como integral) con sardinas en lata, atún, salmón ahumado o anchoíllas. Aunque os suene a “chiste” hay niños a los que les encanta estos bocatas. Tienen muchísimo sabor y son muy sanos. Siempre podéis añadir un poco de queso fresco batido para suavizarlo, o rodajas de tomate, aguacate, lechuga… mis niños ni de lejos quieren ver el tomate y la lechuga, pero los bocatas de pescado en lata les encanta

hondarribia_eli-gallego-die

  • Os recomiendo el queso fresco batido, que suele ser muy buena opción de base como “pegamento” A mí me encanta. Sobre él podéis poner fruta en rodajas. Parece que comer plátano con pan es algo muy normal, pero cuando digo que el bocata de kiwi está buenísimo la gente se extraña.

A mi particularmente me gustan “tal cual”, sin el “pegamento” del que os he hablado. También podéis usar como “pegamento” humus o guacamole. Y… ya si usáis unos palitos de zanahoria o de calabacín crudo para untar… está estupendo.

  • También podéis llevarles pan con queso. Fácil, simple.

 

¡Feliz merienda!