Cuando queremos comer bien y echamos un vistazo a las recomendaciones generales, una de las más famosas y vistosas es la “pirámide de los alimentos” que además, es la que enseñan a nuestros hijos en el cole.

PIRAMIDE-ALIMENTACION-ESCOLar-eli Gallego -nutricionista-Hondarribia

La primera pirámide de los alimentos surgió allá por el año 2003 (adaptada de una que se publicó en EEUU en el 92) con el objetivo de hacer ver a la población cuales son los hábitos de vida saludables en cuanto a alimentación y ejercicio, de una forma visual y fácil.

Si bien, ha llovido mucho desde entonces, y aquella pirámide ha sufrido modificaciones, sin embargo, no oiréis muchos halagos a los profesionales de la nutrición sobre esta pirámide, que como os comento, es la que enseñan a nuestros hijos en la escuela.

Uno de los motivos de nuestro descontento es que la base de la pirámide que publica la SENC (sociedad española de nutrición comunitaria) corresponde a los cereales. Cereales, que creo que es importante recalcar, han de ser INTEGRALES y no REFINADOS, dato que parece pasar inadvertido para la mayoría de la gente y tiene mucha, mucha importancia.

Numerosos estudios demuestran que no son los cereales precisamente lo que menos ingerimos sino las verduras y las frutas cuya falta lleva a casi la mitad de los niños españoles a sufrir sobrepeso y obesidad.

Hay datos que demuestran que hay niños que solo ingieren patatas fritas como verdura y zumos como fruta, lo cual no es en absoluto comparable a comer una ración de verduras o comer una pieza de fruta.

Los últimos estudios insisten en la necesidad de que se restrinja la cantidad de zumo que se le da a los niños y si es posible, evitarlo al máximo no solo por los problemas de sobrepeso que conllevan, sino también por las caries, el distres intestinal y la falta de fibra, otro de los datos que preocupa, ya que la ingesta media de fibra de los niños en 2015 era de 12,5g en vez de los 25g recomendado.

La pirámide australiana , sería la que entendemos  más acorde a nuestras necesidades y que además se asemeja al famoso “plato de Harvard”, otro sistema visual para conocer la cantidad de alimentos que debemos ingerir en cada comida que y usamos de forma ya habitual en las consultas de nutrición.

Hondarribia-Eli GAllego-nutricionista-pirámide de los alimentos

Como podéis observar, la base de la pirámide australiana la forman las verduras y las frutas (en el plato de Harvard son las frutas y verduras las que ocupan el 50% del mismo), un escalón más arriba tenemos los cereales siempre integrales y por encima de estos, las proteínas que incluyen los lácteos. En el plato de Harvard un poco más de ¼ de plato lo ocupan los cereales integrales y el resto los alimentos de origen proteico como las carnes, pescados, huevos y proteínas de origen vegetal como el tofu, tempeh…No es casualidad que en la pirámide australiana no haya sitio para los embutidos ni los dulces, quedan totalmente excluidos de la pirámide ya que ésta intenta mostrar una alimentación saludable y estos productos no lo son.

¿y por qué os cuento esto?

Porque considero que todos queremos que nuestros hijos tengan salud no solo ahora, sino de cara al futuro también y está en nuestras manos el ayudarles no solo a hacer buenas elecciones de alimentos, sino también las proporciones en que debiéramos comer y enseñarles buenos hábitos de vida.