Comienzo esta nueva temporada con un escritor e ilustrador francés, Christian Voltz. Sus libros se suelen trabajar mucho en los colegios, sobre todo con niños pequeños pero también consigue cautivar a aquellos que, con el paso del tiempo, no son tan lectores.

;

A los pocos días de empezar el curso, mi hijo de 9 años, que no es que lea mucho, sacó encantado de su mochila un libro que había cogido en la biblioteca de su clase, “Une forêt blanche et noire” (Un bosque blanco y negro), y ante mi asombro se puso a leer.

 

Virginia Gil Rodriguez-leyendo en familia-Hondarribia

  • “¡Es que está interesante y me lo quiero terminar!”
  • “Me parece genial” —sin salir de mi asombro.

Cuando se acostó, me hice con el libro y lo leí entero, tratando de buscar cómo el autor había logrado alejarlo por unos momentos de “sus queridas pantallas”.

 

¿Por qué leer a Christian Voltz?

-Una de las cosas que más llama la atención es que sus personajes están realizados con materiales de reciclaje (alambre, cartón, cuero, lana, madera, tela, objetos diversos) lo que permite que los niños los identifiquen fácilmente. Christian Voltz es un “manitas” que recupera objetos para darles una segunda vida.

Christian Voltz-virginia gil rodriguez-Leyendo en familia-Hondarribia

 

muchos de sus personajes son animales; la naturaleza, el respeto al medio ambiente y a los animales juegan un papel clave en su obra.

sus textos, muy humanos, son poéticos pero también van cargados con una buena dosis de humor. También utiliza a menudo juegos de palabras. Es una mezcla de pequeñas lecciones de la vida, con pinceladas de risas. Aborda incluso temas sensibles como la política, la pérdida, el duelo, la muerte, los prejuicios y la homosexualidad.

-seduce a los lectores tanto por sus ilustraciones expresivas como por las historias que a menudo utilizan formulas repetitivas para captar la atención.

 

Sobre el autor

Vive y trabaja en Estrasburgo

Comenzó estudiando psicología para pasar luego a la Escuela Superior de artes decorativas donde estudió ilustración y gravado.

Publicó su primer álbum en 1997 y desde entonces tiene más de 40 obras publicadas y traducidas en varios idiomas.

Ha recibido un gran número de premios que reconocen su buen trabajo y su trayectoria.

También realiza películas de animación, así como esculturas.

Monta exposiciones que permiten ver su proceso de trabajo con las diferentes etapas.

 

¿Cómo trabaja? Él mismo lo cuenta (extractos de varias entrevistas)

La historia es el corazón del libro, todo surge de una historia que me conmueve. Paso mucho tiempo escribiendo, borrando, reescribiendo y corrigiendo. Luego las imágenes acuden a mi mente y es entonces cuando comienzo con la búsqueda de los personajes y decorados. Y aquí, de nuevo, el punto de partida es un objeto que me inspira. Primero dibujo y cuando tengo las expresiones y el físico, entonces concretizo entre alambres y otros objetos variopintos. El paso al volumen solo viene tras la escritura, tras los dibujos y cuando todo va cogiendo forma, entonces empiezo a suprimir texto porque lo que se dice con una imagen no precisa de palabras. Trabajo con objetos pobres porque son sencillos y por el hecho de que estén usados llevan en sí mismos el paso del tiempo, una memoria grabada; trabajar con ellos es darles un sentido, una nueva función. Y además me gusta consumir poco, consumo cada vez menos. No me gusta esta sociedad terriblemente consumista y es algo que quiero compartir con los niños.

 

Algunos de sus libros

En castellano, los títulos traducidos se pueden encontrar en la editorial Kalandraka.

Christian Voltz-Virginia Gil Rodriguez-leyendo en familia-Irun

En francés y en mayor número en varias editoriales

Virginia Gil Rodriguez-leyendo en familia-Hondarribia

 

“Todavía nada”: fue el primero libro que escribió e ilustró en el que una semilla era la protagonista.

Virginia Gil Rodriguez-leyendo en familia-Hondarribia

Un autor por lo tanto que seduce tanto a pequeños (a partir de 3 años se pueden empezar a leer sus libros e incluso a trabajar con manualidades) como a mayores.

Nos vemos el mes que viene, hasta entonces, disfrutad mucho con los libros.