Especial Navidad 2017-Irun-Hondarribia-Hendaia

Termino el año animándote a leer. No sé si lo conseguiré pero me encantaría que, cuando terminases este artículo, estuvieras pensando en hacerte con un libro durante estas vacaciones de Navidad y aprovecharas también para regalarlos. ¿Te animas?

Gaztetek Hondarribia

—Sí, pero soy padre/madre y con los niños…

Lees para dar ejemplo.

Lees para compartir con ellos el más precioso de tus tesoros, tu tiempo. Los dos salís ganando.

Lees para cultivar tu paciencia (un niño, lo sabes bien, quiere leer el mismo libro una y otra vez).

Lees para divertirte con él.

 

—Pero es que no le encuentro nada especial a un libro…

Lees para viajar y sumergirte en otros mundos.

Lees para revivir, transformarte, despertar, evolucionar.

Lees para soñar, imaginar, emocionarte, perderte y encontrarte de nuevo.

Lees para aprender, crecer, lees para conocerte.

Leer es relación con las letras y el pensamiento, relación con el autor, con la magia de la vida.

 

—Pero si no tengo tiempo ni para…

¿Has pensado en analizar de cerca como gestionas tu tiempo? ¿Sabes que hay muchísimas ocasiones para leer si tienes el libro a mano? En los diferentes momentos a lo largo del día en que nos toca esperar o estar en cola; en el autobús, en el cuarto de baño, frente a la tele mientras tu pareja la contempla… O algo tan sencillo como cambiar tiempo en redes sociales por tiempo de lectura aunque suponga más esfuerzo.

 

—¿Y qué leo?

Acércate a los libros y alguno te llamará. Muchas veces sin saberlo nosotros no elegimos los libros, son ellos quienes nos eligen a nosotros.

 

—Pero es que tampoco tengo presupuesto…

Tienes bibliotecas, y libros de segunda mano y amigos dispuestos a dejarte alguna joya. Y libros gratuitos también.

Leer es un hábito, y los hábitos no nacen, se hacen. Sólo depende de ti. Así que si quieres, puedes. Y sobre todo estarás dando ejemplo a esos locos bajitos a quienes les ha tocado nacer en una época de pantallas.

 

Anteriormente os hice algunas recomendaciones (aquí) a las que me gustaría sumar algunas otras, que considero interesantes. Algunos son recientes pero en su mayoría son libros que no deberían nunca dejar de ser publicados.

virginia Gil Rodríguez-leyendo en familia-Hondarribia

 

Álbumes ilustrados

En álbumes ilustrados hay tesoros aptos para toda la familia.

  • “Piara” de Mónica Rodríguez. La autora tiene el don de cuidar su prosa al máximo para que leer sea un acto bello. Este libro narra la historia de una niña en un pueblo, entre cerdos, una historia para recordar y reutilizar todos los sentidos.
  • “Lágrimas de Simón” y “¿Adivina quién viene esta noche?” De Ana Meilán. En el primero la autora habla lo importante que es saber aceptar las lágrimas; en el segundo junto con la familia Pérez emprenderemos un viaje en el que los protagonistas son los “dientes que se caen”.
  • “Yo voy conmigo” de Raquel Díaz Reguera. Un libro sobre la confianza en una misma a pesar de lo que puedan pensar terceros.
  • “Para siempre” de Camino García: porque aunque la muerte no es nunca fácil, la autora desde otro enfoque la hace más entendible.

 

A partir de 8 años

  • “Alma y la isla” de Mónica Rodríguez: pura poesía de la autora para hablar de los problemas de refugiados, de una niña que llega a una isla.
  • “Prohibido hablar de Lewis Carroll” de Diego Arboleda: este libro lo tiene todo para gustar. No digo más. Es un acierto seguro. Inspirado en la historia de Alicia pero muy sorprendente.
  • Primeras lluvias de David Sifres: finalista del premio Barco de Vapor. Un viaje a África entre olores y colores. Preciosa prosa.
  • “El club de los raros” de Jordi Sierra i Fabra: ¿quién no es raro? Todos lo somos y por eso en esta historia solo los que lo son podrán formar parte del club. Imprescindible para aceptarse a uno mismo.
  • “Esmeralda y yo” de Juana Cortes: premio ciudad de Málaga para esta historia sobre los cambios de una niña con la que muchos lectores podrán empatizar.
  • “Chis y Garabis” de Paloma Bordons: finalista del premio Barco de Vapor. Mucho humor además de ser una historia muy mágica.
  • “Un beso de mandarina” de Eulalia Canal: otra delicia literaria con poca visibilidad.
  • “La nariz de Moritz” de Mira Lobe: más humor de un autor no muy conocido.

 

A partir de 12 años

  • “La cazadora de Indiana Jones” Asun Balzola: una novela corta pero realmente perfecta para aceptar la adolescencia y los cambios que conlleva desde una perspectiva optimista.
  • “Un cocodrilo bajo  la cama” de Mariasun Landa: mucho humor en esta historia que recomiendo a cualquier adulto.
  • “Los hijos del vidriero” o “La hija del espantapájaros” de María Gripe: grandes clásicos de una autora que debería tener toda la visibilidad posible.
  • “Konrad, el niño que salió de una lata de sardinas” de Christine Nostlinger: un gran clásico que toda persona debería leer. Humor, sentido común y muy buena literatura.
  • La serie de “Manolito Gafotas” de Elvira Lindo: se puede leer desde los 10 años. Humor garantizado.

 

Y recuerda y recuérdales que tienen derecho a leer lo que quieran, a no acabarse el libro, a releer, a leer en cualquier sitio. Incluso derecho a no leer. Pero que entonces se estarían perdiendo un secreto muy importante: el secreto de la magia y el poder que esconden las palabras. Y eso sería verdaderamente una pena, porque sería como vivir a medias.

Feliz comienzo de año repleto de buenas lecturas.