Los zapatos bien limpios ya están colocados bajo el árbol. Sus majestades tienen su tentempié preparado y hasta los camellos,  su cubo con agua. ¡ Que disfrutéis de la magia de Reyes !