Es un día grande; tras un período largo de tiempo en casa, ¡¡tendremos la posibilidad de salir a la calle!!. ¡Niños y mayores junto con ellos!  Ambos estamos deseando.

Ahora es momento de demostrar que somos responsables y de que nuestros niños y niñas, tal y como están evidenciando, saben adaptarse a las nuevas circunstancias.

Quizá se sientan extraños, hasta un poco desorientados…pero imagino que a la vez encantados de poder moverse fuera del salón-polivalente, de la cocina-laboratorio y de la habitación-multiusos.

En esta ocasión comparto unas RUTINAS DE PENSAMIENTO dirigidas tanto a niños y niñas como a mayores.

Son estos días propicios para la reflexión.  Fijémonos con detalle y disfrutemos más que nunca si cabe de lo que tantas veces hemos comentado en las entregas de «Raices y alas». Aprendamos a descubrir las pequeñas grandes cosas de la vida y a asombrarnos con lo cotidiano.

Las siete diferencias

Vamos a jugar a las siete diferencias. Apuntemos en el siguiente paisaje aquellas cosas que han cambiado desde que salimos por última vez y que no nos van a dejar indiferentes. ¿Os cuento un secreto? En la playa, ¡ha salido hierba! ¡Si, si! Curiosidades de estos días…

raíces y alas-Leyre Jiménez

Antes podia, ahora puedo

La siguiente actividad está inspirado en la Rutina de pensamiento «Antes pensaba…, ahora pienso…». Se les propone al alumnado por ejemplo al finalizar una unidad para que tomen conciencia de aquello que sabían al comienzo del tema y para que vean todo lo que han aprendido o en qué sentido ha cambiado lo que ellos suponías.

Ante podíamos hacer de ¡¡TODO!!. Creo que somos conscientes; nos quejábamos por tener que ir al cole, por tener que ir a trabajar…íbamos a extraescolares de inglés, a entrenar, a musika eskola, al monte el finde, a la Marina y a al Plaza san Juan a hacer pintxo-pote, al parque, a cumples, al poli, a la pisci, de comida, de excursión…¿Y ahora?, ¿qué voy a poder a hacer en un km. a la redonda? Saltar, correr, bailar…todo sin tocar el mobiliario urbano ¡importante!, pasear andando, en patinete, en bici, sacar a los muñecos, los bley bley, los superzings,…habituarme a llevar mascarilla sin sentir que no puedo respirar, a llevar guantes en abril, … y siempre, siempre, al volver a casa, me lavaré las manos y me cambiaré la ropa.

Leyre Jiménez-raíces y alas

Y ya para acabar, y más que para ponernos nostálgicos, para saber qué volveremos a hacer algún día, vamos a soñar con esos planazos que te apetece hacer en cuanto tengas oportunidad. Y tú… ¿Qué es lo primero que vas a hacer cuando vuelva nuestra nueva realidad?

Leyre Jiménez-Raíces y alas