Convivir, compartir, trabajar juntos y obtener resultados ¡Qué gran satisfacción!

Compartir y desarrollar proyectos en equipo es estimulante y gratificante desde muy temprana edad. Enriquece y te hace crecer; y es que no hay mejor manera de aprender que involucrarte en algo, generarlo y desarrollarlo. Ni color con lo que interiorizamos cuando nos cuentan y aleccionan.

Una manera interesante de implicar y de hacer que el trabajo colaborativo avance, es asignando roles que hagan sentir importante a quien los desempeñan conscientes de que sus aportaciones enriquecen y benefician.

Hoy, para iniciarnos en el trabajo cooperativo, presentamos una serie de juegos que fomentan la colaboración dejando a un lado la competición. Qué mejor manera que iniciarse así en una actividad que nos ocupará a lo largo de la vida; en el trabajo, en familia, con los amigos…son tantas las ocasiones en las que nos tenemos que coordinar y tenemos que cooperar…. Son momentos en los que el conflicto puede estar presente dándonos muestras de lo que supone convivir y dándonos lecciones para aprender a desarrollar habilidades sociales y sobre todo, para abrirnos los ojos y descubrir en los que nos rodean capacidades ocultas que enriquecen al grupo.

Adelante pues con estos juegos, clásicos ya ( más adelante, si os parece oportuno, podemos hablar de otros más novedosos) que sin duda nos harán pasar un buen rato y estrecharán lazos entre nosotros:

SKIES COOPERTIVOS

Se trata de desplazarse de manera coordinada sobre unas tablas de madera. Una gozada comprobar cómo cada equipo busca diferentes estrategias par lograr avanzar.

Concretamente estos los construyó el aitona junto con los niños. ¿Puede haber mejor plan que compartir con los abuelos un trabajo de bricolage donde además se construya un juguete para luego compartir?

SKIES COOPERTIVOS-raíces y alas-Leyre Jiménez

LÁPIZ COOPERATIVO

Se trata de un lápiz del que sobresalen una serie de cuerdas. Cada participante se hará con una de ellas y entre todos deberán dibujar aquello que acuerden compenetrándose hasta conseguir que el lápiz se desplace en la dirección adecuada. Surgen verdaderas obras de arte que pueden decorar estancias que nos recuerden aquello que juntos pudimos construir.

PARACAIDAS

El paracaídas nos permite desarrollar juegos infinitos; podemos coordinarnos para mantear un balón u otros objetos y conseguir que no se caigan o hacer por el contrario que entren por el orificio central del paracaídas. Las versiones son múltiples y podemos encontrar un montón de sugerencias o inventarnos nuestros propios juegos.
Un secreto; me encanta el paracaídas para contar cuentos arropados por él o para jugar con linternas mientras nos rodea. Se genera un ambiente muy relajante.

En el supuesto de no tener paracaídas, una red nos da también mucho juego. Qué mejor que comprobar que podemos disfrutar con objetos múltiples.

Hay juegos de mesa que pueden ser una buena opción para regalar; VILLA PALETI, BAMBOLEO…busquemos estrategias para que nuestra construcción se mantenga en pie.

Siempre hay también opción de modificar juegos tradicionales y convertirlos en cooperativos. ¿Qué tal si en el juego de las sillas en lugar de eliminarnos nos coordinamos y nos reímos a carcajadas para entrar todos en una?

Espero que estas ideas os puedan servir para dinamizar momentos de juego con nuestros txikis. Cooperando desde pequeños siempre resultará mucho más fácil hacerlo de mayor.

raíces y alas-Juego cooperativo-Leyre Jiménez

No olvidemos…“A veces se gana, siempre se aprende”